Criterios para el Diseño de un Brochure

Folletos y Volantes

¿Por Qué Hacer un Folleto?

Impresión y Distribución de Folletos

Presupuesto para un Brochure



Folletos y Volantes

Cuando hablamos de folletos estamos empleando una palabra general que engloba a otras: volantes, dípticos y trípticos. Nos detendremos a dar cuenta de cada tipo de folleto, pero antes dediquemos algunas palabras a los folletos en su conjunto. Estas formas de promoción son ampliamente empleadas por todas las compañías serias, dado que los folletos son excelentes medios de promoción porque en ellos se puede incluir una importante cantidad de información. En muchos casos se presentan en ellos el listado de productos y servicios de una empresa -a modo de catálogo-, o los nuevos productos, u ofertas especiales. Además, en los folletos también se suele incluir una síntesis de las actividades desarrolladas por una compañía, sus valores y su concepción del cliente. Por supuesto, en todos los folletos se incluye la información de contacto correspondiente.

El diseño realizado por profesionales tiene una máxima importancia, ya que un folleto a través de la calidad gráfica (las tipografías, los colores, las líneas, las imágenes y la disposición del texto) expresa la calidad de una compañía. También es imprescindible, para no desperdiciar tiempo ni dinero, realizar una buena impresión de los folletos y en papel de calidad, como así también elegir los modos adecuados de terminación, corte y plegado. La calidad del material y de la impresión también es tenida en cuenta por el público a la hora de formarse una idea sobre una empresa. Además, sólo los mejores folletos serán conservados por los consumidores.

Cuando hablamos de folletos hacemos referencia a tres tipos de piezas gráficas, volantes, dípticos y trípticos. Si bien son materiales de la misma familia, cada uno tiene un formato, un tamaño y reglas específicas de diseño. Ahora Ud. podrá informarse sobre los rasgos de los volantes, dípticos y trípticos. Debido a sus diferencias y a su complementariedad, siempre es recomendable apelar a los tres tipos de folletos para que una campaña promocional sea realmente impactante. Generalmente una campaña masiva de volantes atractivos se puede acompañar con la realización de dípticos y/o trípticos de excelente calidad para ser distribuidos entre un público más selecto. El impacto de una promoción de este tipo tiene resultados realmente positivos, ya que ayuda a la consolidación de una compañía, dándole una aureola de profesionalismo.

Volantes

Los volantes o flyers suelen ser los folletos que se imprimen en mayor cantidad. Un volante es un cuadrado o rectángulo de papel, que varía en tamaño y puede ser simple o doble faz, y en el que se presentan en forma sintética los principales productos, servicios, ofertas, precios y novedades de una compañía. Existen volantes de muchas medidas: de una hoja carta (8.5" x 11"), de media (5.5" x 8.5"), un cuarto (4.3" x 5.5") y otras.

Los volantes son piezas gráficas masivas, con tiradas que oscilan usualmente, de acuerdo con los presupuestos y el tipo de promoción, entre las 500 y las 15.000 unidades, si bien las grandes compañías pueden hacer tiradas mayores. Se distribuyen en mano en las calles, como así también por correo. Dado su alcance masivo, los volantes se imprimen en papeles económicos, es decir, de calidad media, con el fin de ahorrar gastos. Actualmente la impresión a todo color es casi tan accesible como aquella en blanco y negro, por lo cual la mayoría de las empresas realizan sus volantes aprovechando el atractivo de los colores. Se estima que la vida útil de estos folletos es breve, por su calidad e impacto más a corto plazo. Por estas razones las compañías distribuyen volantes constantemente. En ocasiones especiales las empresas realizan flyers de cartulina o de papel ilustración para atraer aún más la atención.

Dípticos

Un díptico es una hoja doblada en dos partes, lo que da como resultado una pieza de cuatro paneles: frente, paneles internos y contrafrente. En este formato se presenta información sobre una determinada compañía, incluyendo una presentación, lista de productos y servicios y medios de contacto. Muchas veces los dípticos funcionan como pequeños catálogos o también como carpetas. Las medidas usuales para este tipo de folleto es el de una hoja carta (cada cara es de 5.5" x 8.5") o el de una hoja carta doble (cada panel es, en este caso, de 8.5" x 11").

Se imprimen en papel de excelente calidad, tal como cartulina brillante o papel ilustración de buen gramaje, ya que se trata de piezas especiales que funcionan como presentación de una empresa, y que, por ende, deben dar una imagen de excelencia. Los colores y el grado de definición de la imagen son de gran nivel. El papel de los dípticos, además, suele ser resistente, es decir, de mayor grosor y con gran flexibilidad, para que perdure en manos del público y ante las sucesivas consultas. Se trata de material gráfico resistente que el público podrá consultar en distintas ocasiones para comprar productos y contratar servicios.

Debido a que los costos son mayores (por el papel, los colores, la calidad de impresión), las tiradas de dípticos suelen ser menores en comparación con la masividad de los volantes. Se distribuyen en muestras comerciales, conferencias, en expositores y mediante correo, a un público definido: clientes reales y potenciales claramente definidos. Los dípticos son piezas que intentan ser visualmente atractivas y por ello sus diseños suelen realizarse con los colores corporativos, imágenes y tipografías llamativas.

Trípticos

Tal como su nombre lo indica, un tríptico es un folleto que se caracteriza por estar doblado en tres partes. Como resultado se obtiene una pieza de seis paneles, tres interiores y tres exteriores. Uno de los rasgos típicos de estos folletos es la inclusión de una importante cantidad de texto, distribuida en los distintos paneles, en combinación con las formas, imágenes, líneas y colores que caracterizan a una empresa. Son ideales para ofrecer una explicación clara sobre las actividades de una compañía, su filosofía como organización y sus políticas de producción y de relación con los clientes, así como también para describir y dar cuenta de las ventajas de los productos y servicios.

Los trípticos suelen tener el tamaño del papel carta (8.5" x 11"), con lo cual cada uno de los paneles mide 3.67" x 8.5". Más allá de esta medida convencional, muchas veces las compañías realizan trípticos de alto impacto dado su tamaño: doble hoja carta o también triple hoja carta. La elección del tamaño, como así también de la forma de corte y plegado estará sujeta al presupuesto de cada empresa y a los modos de distribución. La manera frecuente de pliegue consiste en colocar la hoja apaisada y superponer verticalmente una cara sobre otra en forma cerrada. Esta manera de plegar el tríptico es la más empleada gracias a la comodidad para la distribución. Los trípticos se distribuyen en mano, es decir, personalmente en reuniones comerciales, como así también a través del correo o mediante el uso de expositores de los cuales el público puede tomarlos.

Además del diseño, que debe ser sumamente llamativo a la vez que claro, el tipo de papel cumple una función clave en el éxito de los trípticos, ya que sólo utilizando un buen papel las personas se sentirán atraídas por un folleto y querrán conservarlo. Lo más usual es realizar los trípticos en papel ilustración o en papel offset sin terminación pero de mayor grosor que el común. Además, estos folletos se realizan explotando toda la gama de colores, gracias a que con el avance de los sistemas de impresión, imprimir a todo color es mucho más accesible que en el pasado. De este modo, los trípticos son poderosas herramientas de marketing, ya que con un buen diseño y una impresión de calidad atrapan la atención del público y hacen que éste se transforme en consumidor real de los productos y servicios de una compañía. Por este motivo los trípticos son muy empleados en las campañas promocionales de toda empresa sólida.



< Back